Ir al contenido

El marketing y la ley del mínimo esfuerzo.

Desde que recuerdo, todos los actores que han colaborado en alguno de los sentidos, en mi formación, me han repetido esta frase: “siempre utilizas la LEY DEL MÍNIMO ESFUERZO”.

Desde mis padres, hasta a mis profesores, pasando por mis parejas sentimentales y mentores, como si fuera la orquesta más coordinada de la historia me han tocado siempre esta melodía.

Pero nunca he sido tan necio para negar una afirmación tan unánime. Es más, he admitido esta máxima e incluso la he defendido con todos mis argumentos. Hasta en mi carrera profesional, esta norma ha sido una constante de mi trabajo.

Y es que, no considero que la ley del mínimo esfuerzo desmejore un trabajo, ni desacredite un esfuerzo. No considero que esta línea sea la bandera de los vagos, ni de los que se intentan escaquear y que todos los que somos devotos seamos peor que Paquirrín en la hora de la siesta.

Si la linea recta entre dos puntos es la forma más rápida de llegar a un sitio… porque he de hacer curvas en mi camino??

Esto no significa que no dediquemos el 110% de nuestra capacidad, tiempo, esfuerzo y compromiso con un proyecto. Pero lo haremos buscando rentabilizar los recursos, el tiempo, el equipo material y humano que tengamos para dicho proyecto.

Y no es eso lo que intenta hacer el Marketing? Si alguien me preguntara como definir el marketing, lo definiría como lo hago con la ley del Mínimo Esfuerzo. LLEGAR A LOS MEJORES RESULTADOS POSIBLES, DE LA FORMA MAS DIRECTA Y CON MENOS DESGASTE .

De que nos sirven si no los estudios de mercado, las encuestas de satisfacción o los conceptos más avanzados de coo-creación y Marketing 3.0? No es una forma de poder obtener nuestros objetivos de una forma más sencilla, rápida y eficiente que nuestra competencia?

Y todo indica que las empresas están por esta labor. Por ejemplo, en la creación de sus productos. Toda mi generación pudo disfrutar de una leyenda como Michael Jordan jugando al baloncesto, nunca ha habido ni habrá ninguno igual. Es más, alucinábamos con llevar las zapatillas Air Jordan. Solo estaba al alcance de una leyenda del baloncesto, el que una empresa hiciera una linea de ropa con la identidad de este deportista. Pues bien, ahora tu puedes ser Jordan, no por lo de gran jugador de baloncesto ni multimillonario, pero gracias a NikeId podemos experimentar la sensación que una marca tan importante, fabrique con tu colaboración, unas zapatillas o una mochila que tenga tu sello de identidad. De donde saldría si no la moda de estas zapatillas con los colores tan llamativos…

De los miles de diseños que habrán recibido de sus clientes, ¿cuantas tendencias habrán recopilado? ¿cuantas horas de asesores de marketing, estudios externos e internos se han ahorrado? Es una forma de llegar al consumidor con lo que quiere, sin necesidad de enormes producciones, de productos fracasados, ni horas quemadas en proyectos que no son aprobados por una junta de directivos. En otras palabras, dejan de gastarse millones de dolares en productos diseñados por oráculos de las tendencias, que intentan adivinar con miles de datos que es lo que quiere el consumidor, para simplemente, pedirle directamente al consumidor que es lo que quiere.

Otra forma que la Ley de mínimo esfuerzo impera es el la promoción. Las Redes Sociales han sido unas grandes aliadas en este sentido. Es más, podríamos decir que las grandes Marcas y empresas siempre van a remolque de lo que la “people” haga o diga. Muchas de las estrategias de marketing digital, salen de ideas o contenidos que viralizan los propios usuarios de estas plataformas y que las marcas utilizan para darse notoriedad. Un ejemplo de ello es como utilizan las marcas los hashtags en Twitter, donde aprovechan la inercia de la comunidad para “colar” su marca o su contenido. Porque crear un hashtag promocionado desde casi cero… si puedes aprovechar un Trendig Topic mundial para promocionarte. En otras palabras… dejo que la comunidad arranque el tren y yo me subo en marcha en el preciso momento.

Y por último beneficia en la calidad del servicio. Aquellas empresas inteligentes, de las que escuchan a sus clientes, aprovechan las Redes Sociales para hacer una correcta gestión de las quejas que les pueden transmitir. Escuchan, responden, solucionan y automáticamente ponen procesos correctores para que estas incidencias no se repitan. Lo que hacen los consultores… pero sin cobrarte 400€ la hora…

La ley del mínimo esfuerzo se centra en buscar formulas para que los procesos de creación, promoción y calidad, sean las que demanda el cliente y no las que determina la empresa.

Estamos en frente a una nueva era del marketing.

Bienvenidos al Marketing del Mínimo Esfuerzo !!

Publicado enInbound MarketingMarketing de contenidosMarketing digitalSocial Media

Se el primero en comentar

Deja un comentario